Hay Otra Valencia

García-Gasco y EpC


En Valencia tenemos la suerte de contar con un Arzobispo que no nos merecemos. Las ideas muy claras y sin pelos en la lengua. La tibieza no con él. Y lo ha vuelto a demostrar una vez más en su carta de esta semana.

El turno esta vez ha sido para Educación para la Ciudadanía. Su opinión sobre la asignatura queda resumida en esta frase suya: “la intención de promover una asignatura para conseguir una ciudadanía afín a las premisas ideológicas de un Gobierno no se sostiene en un Estado de Derecho, por lo que resulta rechazable de plano”.

Agustín García-Gasco también destaca la dificultad de adaptar la asignatura al ideario católico y defiende el derecho a la objeción de conciencia. No voy a traer aquí toda la noticia que se ha hecho eco de la carta, quien esté interesado puede verla en AVAN.

Una muestra más de valor de uno de los obispos de España que más me gustan (y no sólo porque sea el mío) ¡Cuánto te echaremos de menos cuando te jubiles!

5, julio, 2007 - Posted by | Dignidad, Noticias Valencia

15 comentarios »

  1. Por favor, pero si tenemos en Valencia a uno de los obispos más retrógrados de cuantos hay en España.

    Ya podría dejar de decir sandeces contra una asignatura que primero no tendrá ninguna repercusión (es de una hora semanal y sólo en dos cursos), y segundo, cuenta con un curriculim de lo más coherente (por cierto todos lo que hablais y hablais, ¿Habéis leido el decreto de mínimos donde aparece el temario y habéis ojeado el libro de Santilla?): Lo dicho, en vez de perder el tiempo con sus pastorales podía haber celebrado la misa por las víctimas del metro de Valencia que le pidieron los familiares ¿O es que estos no son hijos de Dios porque no han muerto a manos de ETA?

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 5, julio, 2007 | Responder

  2. Tanta inquina progre es síntoma de su bondad pastoral. Por eso me gusta. Como Cañizares o Rouco. Obispos que no se atenazan a sabiendas de que se les echaran encima cada vez que hagan su labor.

    Comentario por Hay otra Valencia | 5, julio, 2007 | Responder

  3. Pues preparaté para echarle de menos que ya ha pedido la jubilación.

    Comentario por alex- | 6, julio, 2007 | Responder

  4. Ya lo sé, por eso lo decía. Aunque creo que no es cuestión de que la pidan, es qua a ciertad edad (creo que eran 75 no lo sé) se tienen que jubilar. Él ya lo pasó pero se le prorrogró para que no se fuera a mitad de los preparativos del EMF.

    A la espera de que disfrute de su merecido descanso, esta noche volveré a estar con él.

    Comentario por Hay otra Valencia | 6, julio, 2007 | Responder

  5. García Gascó es de los mejores Obispos que hay en España. Basta comprobar las urticarias que les provoca a los “pijiprogres” para darse cuenta de ello…

    Comentario por Elentir | 6, julio, 2007 | Responder

  6. qué curioso. Un obispo (mensajero de la paz y el amor de Cristo) es bueno si se dedica a hacer la guerra a los demás.

    Muy evangélico.

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 7, julio, 2007 | Responder

  7. Es bueno si no se calla ante las injusticias que se cometen desde el poder, que seguramente será lo que a muchos les gustaría para poder aborregar a la gente desde niños sin oposición. Y buen síntoma de que es un buen obispo es que la progresía totalitarista se le tire a la yugular. Permanecer impasible ante estas situaciones no es preocuparse del rebaño que como pastor está a su cargo.

    Pero bueno, como ni Santo Tomás ni San Agustín ni otros santos de siglos pasados criticaron Educación para la Ciudadanía, que lo haga ahora un obispo le convierte en un hereje.

    En la última frase estoy de acuerdo contigo, es un obispo muy evangélico.

    Comentario por Hay otra Valencia | 7, julio, 2007 | Responder

  8. que se casó con el poder y puso como condición para que hubiese facultad de medicina en la Universidad Católica la reelección del PP.

    Y por otro lado…¿dónde está la injusticia en la asignatura de educación para la ciudadanía? Podría leerte los comentarios realizados por la valenciana Carmen Pellicer, autora del libro de texto para la asignatura, y que por cierto es licenciada en teología.

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 7, julio, 2007 | Responder

  9. Se me ocurre que en vez de disputar desde la visceralidad sería mejor argumentar con razones. Por ello te expongo las razones que tengo para afirmar que la inclusión de esta asignatura en la educación es del todo positivo.

    Comienzo con una pregunta ¿La escuela tiene que formar o informar? ¿Tiene que educar o transmitir conocimientos? Las corrientes más progresistas habitualmente han optado por la información, mientras que los sectores más conservadores de la sociedad han apostado por dar algún tipo de contenido. Este mismo debate es el que estamos viviendo hoy en día aunque sea con nuevos matices y con ciertos cambios en las posiciones que acabamos de citar. Ahora bien, esta pregunta resulta estéril ya que es imposible formar sin educar.

    Vivir es preferir, preferir es estimar y estimar es priorizar valores, de ahí que la cuestión de la educación en valores es ineludible. La cuestión no está por tanto en la educación en valores sino en saber qué valores elegimos a la hora de educar, la cuestión es por qué valores apostamos.

    ¿Cuál es el hilo conductor para encontrar valores? Ha esta pregunta se ha respondido desde tres vertientes: a) el esclarecimiento de los valores, esto es, mostrar lo que ya se posee; b) el saco de las virtudes, a saber, contar las virtudes presentes en un colectivo; c) educar en procedimientos y no en contenidos, enseñar normas. Desde la ética discursiva parece ser que la posición más coherente es la tercera, hemos de basarnos en los procedimientos. Sin embargo desde el procedimentalismo se descubre que afloran unos ciertos valore tales como la autonomía, el diálogo, la corresponsabilidad, el respeto mutuo… lo cual nos lleva a entender que los contenidos no son algo que resulte ajeno a esta propuesta. La conclusión a la que llego, y en esto me apoyo en los escritos la profesora Adela Cortina Catedrática de ética en la Universidad de Valencia, es que desde el descubrimiento de estos valores inmanentes a la tradición dialógica el estudio de los procedimientos por sí sólo no lleva a ningún lugar, que éstos están inmersos en valores, y que por tanto el recurso a los valores resulta necesario ya que, aunque sea de forma indirecta, habíamos contado con ellos previamente (el conejo sale de la chistera porque lo habíamos metido previamente).

    Lo que hay que hacer, por tanto, es no sólo educar en procedimientos; no basta sólo la razón procedimental sino que hay que recurrir también a una razón cordial. No bastan los procedimientos para definir al buen ciudadano ya que en una sociedad hay numerosas tradiciones y formas de entender la vida feliz. Partimos del concepto de que ciudadano es aquel que es su propio señor (no es vasallo, siervo o esclavo); es aquel que no está sometido a otros, es el que escribe el guión de su propia vida. Ahora bien, ciudadano es aquel que es autónomo en el seno de su propia comunidad. Se es autónomo con los demás ya que no es una tarea que se pueda realizar en solitario. Sólo se puede ser autónomo en comunidad, una comunidad que hoy es cosmopolita.

    Por todo ello, la presentación tanto de los procedimientos como de los valores ha de presentarse desde una ética de la razón cordial: que tiene en cuenta el corazón, busca metas plenificantes, con capacidad de degustar los valores, cultiva los sentimientos desde su vertiente emotiva a la vez que cognoscitiva, que mantiene el sentimiento de la compasión porque tiene sentido de justicia. En definitiva, una ética que se presenta desde el reconocimiento recíproco en la cordialidad, que tiene capacidad de com-padecer y que se acerca al conocimiento de la verdad no sólo desde la razón sino también desde el corazón.

    Todo esto es algo que está presente en la asignatura de EPC, y por todo ello creo que los argumetos es contra, vengan de donde vengan están muy equivocados.

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 7, julio, 2007 | Responder

  10. Debajo de una apariencia de tanta bondad no se esconde otra cosa que el inculcar a los niños, cuanto antes mejor, el ideario socialista/progresista. Es el lobo con piel de cordero. A los padres es a quienes compete en primer término la educación moral y en valores de sus hijos, y esta asignatura es una vulneración del derecho de los padres a educar a los hijos según sus propias convicciones.

    A mi los valores básicos como el respeto, me los enseñaron en mi casa y en el colegio sin necesidad de ninguna asignatura que con buena apariencia pretenda un objetivo oscuro. Formación del Espíritu Progresista deberían haberla llamado, recordando a su héroe de antaño.

    Comentario por Hay otra Valencia | 8, julio, 2007 | Responder

  11. Muéstrame dónde está ese ideario escondido del que me hablas. Y por favor sé serio e hila fino, no me hables desde prejuicios. Léete el programa de la materia para poder hablar de él, tal y como estamos haciendo (yo entre ellos) los profesionales de la educación que dentro de un año tendremos la tarea de impartir esta enseñanza.

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 8, julio, 2007 | Responder

  12. Puedes echarle un vistazo a esta web por ejemplo a este documento.

    También puedes mirar esto

    Y eso por poner algún que otro ejemplo de sitios donde puedes ver las bondades que pretende esa asigatura en cuestión. Desde luego, si yo tuviera hijos, haría todo lo que estuviera a mi alcance para que no la cursaran, pero no dejaría que a mis hijos les dijera el gobierno lo que es bueno y lo que no lo es.

    Comentario por Hay otra Valencia | 8, julio, 2007 | Responder

  13. He de reconocer que me has sorprendido. No pensaba que tuvieses argumentos. Te agradezco (y ahora de verdad y sin guasa) la información que me aportas. Te prometo que la estudiaré detenidamente. Como profesional de la educación estoy en la obligación de estuiar los contenidos de las materias que imparto, y en este sentido todos los puntos de vista pueden aportar algo.

    Dejo pendiente el debate sobre la objeción, el cual no se puede defender alegremente y de forma irresponsable por las consecuencas que puede conllevar (pensemos por ejemplo que el año que viene un alumno de 2º de bachillerato podría alegar los mismo porque impartimos a Marx o Nietzsche). Pero ya hablaremos de ello.

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 9, julio, 2007 | Responder

  14. Aplacemos pues el debate sobre la objeción.

    Sobre lo que comentas de Marx o Nietzsche, hay una ligera diferencia debido a que la asignatura de Filosofía, tiene unos objetivos distintos a la de EpC. En Filosofía, consiste más en “aprender” a ciertos filósofos (además de enseñar a pensar y razonar) y EpC en inculcar ciertos valores. Y supongo que estarás de acuerdo en que hay una importante diferencia en que alguien te diga que pensaba fulanito y que te trate de inculcar las ideas de ese fulanito.

    Comentario por Hay otra Valencia | 9, julio, 2007 | Responder

  15. Ahí está la cuestión ciertamente, pero tengo mis serias dudas de que la EpC haga eso. No obstante leeré los artículos que me indicas.

    Comentario por el pijiprogre justiciero | 9, julio, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: